Conecte con nosotros

Hidalgo

Valiente líder de Morena: se esconde, no da la cara y hasta tiene oficina alterna en Pachuca

Publicado

el

Morenistas exigiendo respuestas y dirigente escondido

Las crecientes protestas de morenistas inconformes con el proceso interno de selección de candidatos a senadores, diputados federales, locales y presidentes municipales, que han arreciado los últimos días, han sido gritos en el desierto, pues el líder, Marco Rico Mercado, ya ni siquiera se para en la sede estatal y para no saber nada del desasatre que él, con la dirigencia nacional provocaron, ya hasta instaló una sede alterna.

Mientras se acercaba la publicación de la lista con los nombres de los abanderados a lo 84 ayuntamientos – dada a conocer este lunes 18 de marzo -, las protestas crecían de manera visible en la sede estatal de Morena en la calle de Abasolo, donde todo este tiempo, nadie salió para escucharlos, menos el dirigente estatal.

Así, contigentes de diversos municipios, San Salvador, Chilcuautla, Mineral de la Reforma, Tula, Huejutla, Pachuca, Tizayuca, entre otros, han encontrado oídos sordos, “un diálogo con la pared” al plantarse frente a la sede estatal de Morena, que está vacía desde que finalizaron las Mesas de Encuentro y Diálogo a mediados de febrero.

“Cuando comenzó la gente a protestar desde que nombraron a Cuauhtémoc Ochoa aspirante al Senado, Marco Rico simplemente dejó de ir al partido para no escuhar y no atender a nadie”, lamentó Isidro López Jiménez, militante de San Salvador.

Peor aún, Marco Rico no sólo se escondió para no dar la cara por los atropellos y violaciones a la propia Convocatoria lo mismo que los acuerdos políticos que afectaban a los verdaderos morenistas, sino que de plano evadió cualquier reclamo, abandonando de plano las oficinas e instalándose en una oficina alterna, desde donde despacha a quien quiere y a la hora que quiere.

Las oficinas alternas de Marco Rico se encuentran en la colonia Periodistas, cerca de Río de las Avenidas, donde citó a pre candidatos a solas, en una pasarela que estuvo fuera de todo estrutinio público para no ser cuestionado por el pueblo y las masas enfurecidas.

“Poco le ha importado a Marco Rico que los morenistas renuncien, se vayan a otro partidos o digan que van a aplicar el voto de castigo. Simplemente es una piedra que no se baja de su postura y que no le importa que Morena se vaya a hundir en muchos lugares. Es la soberba y arrogancia de quien dijo que escucharía a los morenistas y acabó escuchando sus intereses y dicen, que hasta el dinero que le dieron para negociar las candidaturas”, arremetió Juan Lozano, de Mineral del Monte.

En la comodidad de su sede alterna, Rico ve pasar la vida sin mayor sobresalto que comunicar a los ahora candidatos y ex pre candidatos su situación, donde desde el mes de febrero reconoció que las encuestas ya estaban hechas pero los presuntos resultados sólo los conoció él y una reducida camarilla morenista señalada de orquestar la crisis que hoy vive Morena.