Conecte con nosotros

Hidalgo

Marisol Ortega López: de pastorcita a millonaria en tres años, cobijada por la Sosa Nostra y Morena

Publicado

el

De pastorsita a millonaria; Marisol Ortega

Vive en una zona residencial, tiene innumerables propiedades inmobiliarias, se mueve en autos y camionetas de lujo, realiza viajes, su familia también se ha enriquecido y vive como la realeza inglesa en tan sólo tres años en que Marisol Ortega se convirtió en presidenta municipal de Tepeapulco, cobijada por los colores de Morena a donde llegó por ser la alumna más avanzada del Grupo Universidad, la oscura Sosa Nostra.

Poniendo en ridículo la austeridad republicana y pisoteando los principios de “no robar, no mentir y no traicionar” esbozados por el presidente Andrés Manuel López Obrador, la alcaldesa pasó de ser una humilde pastorsita de una familia campesina, a una millonaria excéntrica, cuya riqueza se calcula en 150 millones de pesos, producto de los innumerables negocios que ha desarrollado de manera ilegal desde su posición de alcaldesa.

De talante represivo, autoritario y fascista -propuso reprimir a los estudiantes que se manifestarían ante Claudia Sheinbaum protestando por los hechos del 19 de septiembre-, Marisol Ortega nació en el seno de una familia campesina que se dedicaba al pastoreo y el cultivo de semillas.

“Don Gabriel Ortega (su papá), se llevaba a varios de sus hijos, entre ellos a Marisol, al campo cuando estaban chicos donde les enseñó a trabajar a sus hijos, pero era una familia rural muy pobre, como la mayoría de las que viven aquí en el medio rural de Tepeapulco”, describió Don Rodolfo, un hombre grande que conoció a la familia Ortega López en sus inicios.

La alcaldesa con licencia es descrita en su infancia como una niña inquieta que ayudaba en la labores del hogar y hasta en el cuidado de las gallinas, pollos y borregos que tenía la familia en la comunidad de San Bartolo Tepetates, – localidad de mediana marginación -, que luchaba para salir adelante con esto y la siembra de maíz, frijol y cebada.

Con dificultades, la familia logró mandar a sus hijos a la escuela, donde la suerte comenzó a cambiar cuando Marisol Ortega ingresó a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), donde a través de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH), donde desde la preparatoria No. 3 conoció al líder de la Sosa Nostra, Gerardo Sosa Castelán, con quien entabló una gran amistad.

Más tarde, Ortega López hizo su licenciatura en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu), donde esta relación con el jefe de la Sosa Nostra le valió para que la apoyara con una jugosa beca pagada por la UAEH, para realizar una maestría en la Universidad de Masaryk, en la capital Praga, de la República Checa, cuyo semestre cuesta entre 150 mil y 200 mil pesos, algo inalcanzable para cualquier familia pobre del agro.

Marisol Ortega, quien hoy pretende ser candidata a diputada local por el PT tras ser repudiada por Morena, niega dar a conocer sus bienes de manera pública, tal y como lo hacen la mayoría de gobernantes priístas. Una consulta a la Plataforma Nacional de Transparenca (PNT), revela que el municipio de Tepeapulco no ha subido desde 2020 ninguna declaración de sus funcionarios.

Sin embargo, la forma de vida de Ortega López, que a través de prestanombres como sus hermanos Jesús y Gabriel lo mismo que de su esposo, Fernando Villalobos, ha logrado amasar una fortuna incalculable que sobrepasa los 150 millones de pesos y que le da para vivir una vida de lujos y derroches, así como fiestas interminables donde se consumen cientos de litros de alcohol.

En la campaña interna de Morena en el 2020, Marisol Ortega ya había sido señalada por sus vínculos con la Sosa Nostra, el verdadero titiretero detrás de su candidatura, como lo hizo Christian Pulido Roldán, quien la conminó a bajarse de la contienda “por una simple y sencilla razón, quien te apoya es un delincuente que hoy está en la cárcel y que es Gerardo Sosa“, lo que le valió a Pulido Roldán ser denunciado por violencia política de género ante el Tribunal Electoral del Estado de Hidalgo (TEEH) que finalmente no prosperó según la resolución TEEH-PES-097-2020.