Conecte con nosotros

Mundo

Mujeres indígenas de Groenlandia demandan a Dinamarca por imponerles un método anticonceptivo

Publicado

el

Un grupo de mujeres indígenas en Groenlandia ha demandado a Dinamarca por implantarles de manera forzosa dispositivos intrauterinos anticonceptivos en las décadas de 1960 y 1970, y exigieron una compensación total de casi 43 millones de coronas (6,3 millones de dólares), según reportaron medios daneses el lunes.

Las 143 mujeres inuit dijeron que las autoridades de salud danesas violaron sus derechos humanos al colocarles los dispositivos, conocidos popularmente como DIU. Algunas de las mujeres, incluidas muchas que eran adolescentes en esa época, no estaban al tanto de lo ocurrido o no dieron su consentimiento.

En octubre, el grupo de mujeres (sus componentes ahora tienen entre 70 y 80 años) solicitó una indemnización de 300.000 coronas danesas (43.634 dólares) para cada una.

Dinamarca pidió disculpas públicamente en 2022 a las víctimas de un experimento de los años 50 en el que se llevó a Dinamarca a niños de Groenlandia, informó la agencia de Noticias Argentinas.

El objetivo era supuestamente limitar el crecimiento de la población groenlandesa impidiendo embarazos. La población de la isla ártica crecía con rapidez en esa época debido a una mejora en las condiciones de vida y la atención sanitaria. El pequeño dispositivo con forma de T, fabricado con plástico y cobre, se inserta en el útero e impide que el esperma fertilice un óvulo.

Las autoridades danesas dicen que hasta 4.500 mujeres y niñas, según los reportes, la mitad de las mujeres fértiles en Groenlandia, recibieron dispositivos DIU entre la década de 1970 y la de 1970.

La reclamación no fue atendida por el Estado danés, alegando una investigación en curso para descubrir el alcance de los casos y el proceso de toma de decisiones que condujo a la campaña en los años comprendidos entre 1960 y 1991, cuando Groenlandia adquirió autoridad sobre su sistema sanitario.

La demanda se presentó formalmente contra el Ministerio de Salud danés. “Se trata de un caso profundamente desafortunado del que debemos llegar al fondo, por lo que también se ha iniciado una investigación independiente”, indicó la ministra de Salud, Sophie Lohde.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *