Conecte con nosotros

Espectáculos

Luis Felipe Tovar acusó de ser discriminado por no ser considerado “galán de telenovelas”

Publicado

el

Redacción, 11 de Enero 22.-El actor en “Don de Dios” y “Todo el poder” destacó la importancia de que su padre le haya enseñado la autoestima

Luis Felipe Tovar confesó haberse sentido discriminado por las televisoras por no ser guapo. El actor habló francamente y recordó que solo pudo entrar a la pantalla chica cuando tenía más de dos décadas de respaldo y no por su imagen.

El histrión de teatro y cine estuvo presente como invitado al canal de YouTube de Yordi Rosado. Sin más, al ser cuestionado sobre los estereotipos reinantes en la televisión, Luis Felipe se abrió a contar su mala experiencia.

El intérprete puntualizó como principal causa de que su entrada a la tele se tardara fueron los parámetros de belleza, así como la existencia, en ese entonces, de solo una televisora. “Solo existía Televisa. Ahora estoy trabajando en Televisa, mira cómo son las cosas de la vida”.

Según Tovar, cuando estaba interesando en ser actor de televisión se vivía un periodo donde se exaltaban a los galanes de telenovela. “Eran como clones y yo no entraba en ese perfil. Ni siquiera me invitaban”, declaró.

También destacó que perdió varios trabajos, ya que las productoras preferían elegir a otro histrión, principalmente por su aspecto físico y no por sus cualidades actorales. “Me veía, también uno se ve al espejo. Me decía que evidentemente yo no tengo que ver en este perfil físico, pero tengo otras habilidades”, comentó.

Yordi Rosado no se quedó atrás al comentar sobre el fenómeno de los estereotipos. Recordó que cuando se unió con Adal Ramones en Otro Rollo la prensa pasó de largo del contenido del show y se centró en sus apariencias. “En el periódico, nunca se me va a olvidar, decía: ‘Por primera vez dos conductores feos’”, rememoró Rosado.

Pese al constante atropello a uno de sus sueños, el de debutar en la televisión, Luis Felipe Tovar se mantuvo optimista e incluso bromeaba sobre su caso. Su exrepresentante lo llamaba Luis Feito Tovar. Al contarlo, el actor en Don de Dios estalló en una risa.

El participante en largometrajes como Todo el poder, Parejas y La virgen de la lujuria exaltó la figura de su padre. Luis Felipe recordó que su papá le inculcó parte de su autoestima, misma que le permitió afrontar la discriminación que sintió en su adultez.

Finalmente, Luis Felipe sí debutó a la pantalla chica y ha estelarizado varias telenovelas, tanto en TV Azteca y Televisa. La celebridad concluyó que su entrada se dio gracias a los años de experiencia y no por su imagen como se realizaba antes.

El actor inició su carrera en el teatro, ahí encontró su primera gran pasión. No obstante, con sinceridad señaló: “Si no sales en la televisión, no eres nadie. Porque la gente va poco al teatro, la gente no tiene la cultura del teatro”.

De igual modo, sin ataduras también comentó que cuando empezó a actuar en el séptimo arte, el cine, México atravesaba un periodo de transición, entre la gloria que dejó la Época de oro y el llamado Nuevo cine mexicano. Este último periodo tiene títulos como La ley de Herodes, Amores perros y Rojo Amanecer y se caracteriza por lo controversial y lo crudo de la manera en que retratan historias del país.

Recientemente, Luis Felipe Tovar confesó que estuvo cerca de la muerte al tener un imprevisto. No obstante, comentó para los micrófonos de Hoy que todo se quedó en un susto. Sin embargo, este hecho lo hizo reflexionar sobre la reciente muerte de Carmen Salinas, con quien compartió créditos en algunas producciones.

Remarcó la importancia que tuvo la actriz coahuilense en su trayectoria artística. No solo en la de él, sino de varios histriones. “La amamos todos”, mencionó en su entrevista para el matutino. Pese al cariño que le tenía a Carmelita, Luis Felipe Tovar concluyó su participación diciendo que el espectáculo debe seguir, pese a las tristezas.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ACENTO

ESCLAVO DE SUS PALABRAS