Conecte con nosotros

Deportes

Marchan en Argentina fans de Maradona, aseguran que: “no murió, lo mataron”.

Publicado

el

Redacción, 11 de mArzo.- Diego Armando Maradona “no murió, lo mataron”. Bajo esa hipótesis y la exigencia de justicia, cientos de fanáticos se concentraron en el Obelisco para protestar y marchar, a poco más de tres meses del fallecimiento del astro argentino.

Al monumento emblemático asistieron tanto Claudia Villafañe -exesposa del “10”-, como sus hijas Dalma y Gianinna Maradona, quienes tuvieron que abandonar el sitio de la convocatoria luego del caos que se suscitó.

Las tres mujeres, junto con otras y otros asistentes, sujetaron una lona con el rostro de Maradona, el número “10”, y con la leyenda: “Condena social y judicial para los culpables. Justicia por D10S!”.

Gianinna, de 31 años de edad, llevaba puesta una camiseta con la frase: Justicia por D10s. Ella, su hermana y su madre fueron protegidas por unos pocos empleados de una empresa de seguridad privada.

La llegada de las hijas de Diego Maradona generó tumulto, porque tanto los medios como los fanáticos del exjugador querían estar cerca de ellas. Menos de 15 minutos después de haber llegado, y debido la aglomeración de personas, las tres se retiraron de la movilización y fueron perseguidas por las calles aledañas por algunos fanáticos que querían manifestarles su cariño y sacarse fotos con ellas.

Otras mantas que portaban los asistentes tenían de lienzo los colores de la bandera argentina exigían la aprehensión del personal médico y psiquiátrico que atendió al campeón mundial con Argentina en México 1986.

Mensajes similares se observaron en banderas colgadas alrededor del Obelisco, con leyendas como: “No tienen perdón de vos”. Otras apuntaban contra Matías Morla, abogado de Maradona, y el empresario Víctor Stinfale.

“Confío en la Justicia”, dijo Verónica Ojeda, expareja de Maradona, quien también asistió a la movilización junto con Dieguito Fernando, hijo menor del astro.

La causa por la muerte de Maradona, quien falleció el 25 de noviembre, es investigada por la fiscalía de San Isidro y por el momento hay siete personas imputadas. Entre ellos figuran el médico Leopoldo Luque, quien coordinaba la internación domiciliaria del ex futbolista, y la psiquiatra Agustina Cosachov.

ACENTO

ESCLAVO DE SUS PALABRAS