Connect with us

Opinión

#Opinión La columna #Acento “18 de Octubre, los saldos de la primera elección mexicana en tiempos del Covid 19”

Publicado

el

Después de muchos jaloneos, incertidumbre y riesgos, los Estados de Hidalgo y de Coahuila se decidieron a realizar sus procesos electorales para definir Ayuntamientos y Congreso Local. Estaban programadas las elecciones para hacerse en junio, la llegada del COVID 19 hizo que se pensara en posponerlas para el 2021, al final y pese a la oposición del Ejecutivo Estatal se llevaron a cabo. A continuación un análisis de las 4 fuerzas políticas principales del Estado de Hidalgo.

MORENA

iniciaron el 2019 con la expectativa de ganar al menos 60 Ayuntamientos hidalguenses, la borrachera del 2018 daba para eso y más.
Sin una dirigencia estatal formal, vaya usted a saber debido a que motivo, nadie se ha tomado en Morena 5 minutos para designar a un dirigente interino. Enfocados en su disputa por la dirigencia nacional, primero Yeidckol jamás pisó tierras hidalguenses, luego Alfonso Ramírez sólo dos ocasiones la pura capital, como si los 83 municipios restantes no existieran. Mientras López Obrador,, recorrió Hidalgo arriba abajo varias ocasiones, los dirigentes de su partido no se ensucian los zapatos, ni por equivocación, ese es uno de los grandes lastres, López Obrador solo hay uno.
En el Estado las cosas son muy parecidas, pero sobre todo en la disputa por las candidaturas, terminaron haciéndole el favor a sus enemigos con la postulación de perfiles perdedores y dejados a la deriva sin ningún acompañamiento político. Incluso los que ganaron tampoco recibieron el apoyo necesario para tal propósito.

Estrictamente Morena creció, hace 4 años sólo ganaron Chilcuautla, hoy más de 6 Ayuntamientos. Realmente es un fracaso redondo por las expectativas que tenían de arrasar, lo peor es que si era posible, tenían perfiles para que así fuera, varios de los que hoy ganaron por otros partidos, incluso se anotaron en la precandidatura de Morena.

Entre el grupo Universidad, los acuerdos oscuros de algunos personajes con el sistema, y la mala disposición a construir campañas ganadoras, el sueño de la alternancia que ya acariciaban se diluye.

Ofender a los hidalguenses tildándolos de vendidos, hambreados y sin conciencia política es un grave error. Porque esos mismos hidalguenses unos meses atrás les dieron todo a cambio de nada y pues ahí tienes a la mayoría de los diputados locales sin hacer esencialmente nada, a los diputados federales y senadores callados, sumisos, silenciados, guardando cualquier comentario respecto a la política en el Estado, ausentes de sus electores y hasta de las campañas de sus compañeros candidatos. Alguien lo dice y lo dice bien es demasiado López para esos compañeros de viaje que solo se ocupan de la foto.

Los triunfos y las derrotas electorales no son para siempre, así como 2018 fue una ilusión. Los resultados de 2020 tampoco son para siempre, pero son indicativo de que en el tema del partido gobernante, las cosas van mal.

PRI

30,556 votos obtuvo Mirna Hernández Morales en la ciudad de Pachuca hace 4 años, en la elección que fue arrollada por la candidata panista Yolanda Tellería Beltrán. Hoy Sergio Baños candidato del PRI, según el programa sustituto del PREP, obtiene menos de 27 mil votos y aún así se proclama ganador. Es decir podría ganar -está en veremos- con menos votos que con los que hace 4 años perdió la candidata de su partido. ¿Entonces se recupero el PRI o no?
Vamos por partes.
Efectivamente el PRI se presenta como el gran ganador de la elección de Ayuntamientos 2020, porque ganó hasta hoy, por lo menos 32 municipios. Y estos ya los quisiera MORENA, PAN o cualquier otro partido. No se puede regatear el hecho, haya sido por un voto o por muchos, ganó y es el gran ganador, que si la gente no participó, ya no es culpa del PRI. Simplemente fue que a los electores no hubo quien los motivara a salir a votar. Así funcionan los sistemas electorales, de hecho ya se preveía, El PRI ganó siendo el PRI y no se le puede culpar de ser el PRI.
¿Pero qué ganó? Hay 7 cabeceras distritales federales, que son regularmente los municipios de mayor importancia política y económica de Hidalgo. En Huejutla ganó el PES, allá el PRI siempre había sido segunda fuerza y ahora fue 3er lugar. En Ixmiquilpan, ganó el PT, el PRI también fue desplazado del segundo lugar que había obtenido en sus anteriores derrotas. En Actopan el drama fue peor, ganó Morena y el PRI se fue hasta el lugar 4. En Tulancingo, con la espada de la justicia encima, el candidato de Morena se impuso al candidato del PRI y toda su fortuna económica en operación. En Tula de Allende, el PRI por primera vez en su historia local se fue al 3er lugar electoral. En Pachuca, esta peleando el triunfo pero, los análisis indican que terminará aceptando que el canto del triunfo anticipado no funcionó. Sea que gane o pierda al final, en números efectivos retrocedió, así lo hago notar al inicio de este apunte. En Tepeapulco, ganó la candidata de Morena y el PRI también se fue por primera vez a 3er lugar. Son las ciudades más importantes del Estado, y hay un retroceso real en los votos priíistas. Así que el festejo debe ser, pero los analistas de ese partido deberían revisar la fuerza de los triunfos obtenidos.
Ganó municipios importantes y cabeceras locales como Mineral de la Reforma, Apan, Tepejí del Río, San Felipe Orizatlán, Zacualtipán todos estos con la caracteriza particular de que estaban en manos de la oposición y ahora regresan a ser gobernados por el PRI, no es dato menor, es el fracaso de la alternancia, en las que los ciudadanos ven que no llegó el cambio y regresan al partido de siempre.
Después de la amarga noche de 2018, hoy regresaron las sonrisas al edificio de Colosio, había razones para festejar, el fantasma de la alternancia se diluyó por un rato. Enfrentan a una oposición mal organizada, pulverizada, peleando por migajas como siempre y a pesar del retroceso real, pueden presentarse como los ganadores. Mejor aún, muchos piensan que el panorama se recompone para 2021 y 2022.
Muy fácil ¿qué pasaría si este domingo que pasó se hubieran elegido diputados locales y federales en Hidalgo?, ¿Cuántos distritos habría retenido Morena? Es muy visible que por lo menos el PRI habría ganado 15 de 18 distritos locales y habría ganado los 7 distritos electorales federales. ¿Entonces quien ganó y quien perdió?
No, la abstención nunca gana, no crean esa falacia, la abstención no cuenta en la integración de gobiernos, solo importan los que participan, los abstemios no cuentan en el juego de la democracia defectuosa de Hidalgo.
PAN
El PAN, de una votación de más de 40 mil votos hace 4 años en Pachuca, pasaron a obtener una octava parte de los mismo en 2020, en Mineral de la Reforma el otro municipio importante que ganaron con más de 20 mil votos ahora ocuparon un lejano tercer lugar. La perdida de los dos municipios con mayores electores que estaban en su poder, dimensiona el tamaño de la caída electoral que sufrió el partido blanquiazul en Hidalgo en la elección de este domingo.
No solo Pachuca y Mineral de la Reforma, perdieron también el bastión de Agua Blanca. A cambio de ello logaron mantener a sangre y fuego, con presencia de armas y amenazas el municipio de Pacula.
Xochiatipan, lo ganó el Presidente saliente, Zimapán, Tepetitlán, Tlanchinol y Nicolás Flores de igual manera, son triunfos 100% locales basados en la fuerza económica y política de los alcaldes salientes. Huasca es la isla de un candidato que repitió su lucha por ganar su pueblo. Fuera de ello solo ganó Tezontepec de Aldama, remontando a los favoritos en ese municipio que eran PRD y MORENA, cualquier podría pensar que Tezontepec bien vale todo Hidalgo. Casualmente es la tierra del diputado plurinominal panista, que muchos afirman es quien sigue partiendo el pastel en ese partido. Pero vaya manera de partir el pastel, entre cuates y familiares quedaron candidaturas a las presidencias, sindicaturas, y regidurías, nada diferente a los demás partidos, por cierto.
Pero es local o es nacional el problema, porque también en Coahuila, el PAN sufrió un retroceso histórico al ser desplazado por primera vez de la segunda fuerza local, el efecto Marko Cortés hace estragos y pinta para hacer palidecer el mal trabajo de Ricardo Anaya.
Pese a que el gobierno federal y estatal, les da para tener materia en campañas, los panistas como que no ven, y tampoco quieren decir nada. Son una fuerza domesticada, destinada a seguir peleando por regidurías.
No hay en el horizonte un cambio de rumbo, las riendas están firmes en las manos de quien controla el partido y de quien controla al que controla el partido. Por lo que seguirán pasando cosas como las de Tulancingo en las que hicieron todo lo necesario para bajar al candidato más competitivo que tenían.
Los números hablan de 16 gobiernos pasó a 7. Perdió la mayoría de los municipios que gobernaba, y políticamente no gobierna ningún municipio importante. Ya que Tula y Atotonilco de Tula que ganó en alianza, en realidad son militantes del PRD.
PRD
Y cuando todos lo daban como especie en peligro de extinción, el PRD, ganó mas Ayuntamientos que cualquier otro partido opositor en Hidalgo. El mérito por si solo, ya es importante al ser la segunda fuerza en materia de triunfos cuando ni siquiera registró planillas en los 84 municipios.
Ganaron en 7 municipios: Jaltocán, Chapulhuacán y Mineral del Chico en lo que ya eran gobierno. Más los de Juárez Hidalgo, Eloxochitlán, San Bartolo Tutotepec y Chilcuautla, municipios en los que ya en alguna otra ocasión habían sido gobernantes y de los que nunca desaparecieron por completo.
También ganaron 3 municipios en alianza con el PAN, fueron La Misión, Tula de Allende y Atotonilco de Tula, con tres militantes del PRD, tres lugares con tradicional presencia del Sol Azteca. Es decir la semilla sigue viva a pesar de que no están en su mejor momento.
Ayudaron al PAN a mantener Zimapán, Nicolás Flores y Pacula. En total gobernarán 10 municipios, uno de ellos cabecera electoral federal. Para estar desahuciados, es bastante bueno, comparado como le fue al resto de la oposición, incluidos sus aliados blanquiazules, se podría decir que están “requete” bien.
Todo esto en un contexto de depuración interna, ya que las tribus que alguna vez convivieron al interior del PRD ya se fueron casi en su totalidad, sobre todo a Morena, con un éxodo masivo, incluso lo que un día fue el Frente Democrático Hidalguense del Profesor José Guadarrama ya también esta prácticamente desintegrado y sin participación en el partido aurinegro.
Con los pocos que se quedaron, el PRD resucitó electoralmente, y se vuelve pieza importante para las futuras contiendas en la Entidad, sobre todo en 2022 cuando se renueve el ejecutivo estatal. En este día no tienen un aspirante natural con fuerza propia pero no quiere decir que no lo vayan a tener.
Pudieron haber ganado mucho más, en varios municipios se quedaron en la orilla, todo indica que hicieron tiros de precisión y les esta redituando. Sin hacer casi nada de ruido hoy son unos de los escasos ganadores en una contienda donde casi todos perdieron incluso ganando.
PD.

Quien piense que la falta del PREP fue un incidente sin importancia, nunca va a entender lo que pasó en todos los municipios en los que el conteo se retraso más allá de lo normal.
Pero la culpa no la tienen los autores, sino los que se callan ante lo evidente y silban volteando hacia otro lado para que nadie sospeche que parece que todo fue normal. Por eso y algunas cosas más es por lo que la alternancia sigue verde y seguirá.

ACENTO

ESCLAVO DE SUS PALABRAS