Connect with us

Mundo

Migrantes en tiempos de Covid: “ni jabón nos daban”

Publicado

el

EU, 17 de mayo.- Las detenciones en la línea fronteriza en Estados Unidos siguen maltratando a los migrantes, pues ahora, con la emergencia sanitaria, no les proporcionan ni siquiera lo elemental para evitar la transmisión del Covid, revela la agencia de noticias Xinhua.

El guatemalteco Marvin Canahuí, de 38 años quien fuera detenido en un centro de control en Estados Unidos fue detenido y deportado a América Latina en medio de la pandemia y sin ala menor medida de seguridad sanitaria.

Jamás fue revisado ni puesto en cuarentena ahí mismo  pesar de que numerosos centros de custodia del servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, siglas en inglés) de Estados Unidos han tenido brotes o cuando menos algún contagio.

“Ni jabón de manos para desinfectarse ni desinfectante nos llevaron nunca”, dijo a Xinhua, Marvin, en su casa en la aldea Santa Isabel, ubicada en una tropical zona del noreste guatemalteco, donde no había regresado desde hace 17 años que migró a Estados Unidos para trabajar.

Contó que en un centro del ICE se enteró por la televisión que la pandemia golpeaba al mundo, porque desde el 3 de enero de este año estuvo encerrado en distintas instalaciones, tras su arrestó en un autobús por ser indocumentado en el estado de Texas, en el sur de Estados Unidos.

Cuando el brote del virus aceleraba en Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia a nivel global, Marvin estaba en un centro de detención en el estado de Louisiana.

Dijo que él nunca observó que ahí se aplicaran medidas sanitarias básicas como distanciamiento o limpieza, salvo en las áreas de teléfonos o en el comedor.

Dormitorio, regaderas y baños los compartía con alrededor de 200 guatemaltecos, salvadoreños, hondureños y nicaragüenses, algunos durmiendo en el piso sobre colchonetas, porque las literas estaban ocupadas por el constante ingreso de nuevos detenidos, según relató.

“Estaba repleto de gente, lleno totalmente, no cabía mas gente (…) llevaban y llevaban prisioneros, ahí estábamos totalmente apretados”, describió.

Según el ICE, el centro correccional de Catahoula, Louisiana, donde Marvin dijo que pasó en abril las últimas semanas de su custodia, sumaba a la fecha 39 detenidos contagiados del virus, aunque cuando él preguntó a los oficiales le respondieron que no había ningún caso.

Antes de su deportación al país centroamericano, personal del centro le metió una paleta plástica a la boca que después guardó, sin explicarle si se trataba de una prueba para COVID-19, ni notificarle algún resultado.

ACENTO

ESCLAVO DE SUS PALABRAS