Connect with us

Mundo

SOS a los millonarios africanos para luchar contra la pandemia

Publicado

el

África, 17 Abril (Agencia AFP).- Bajo un sol de justicia, los carpinteros, empapados en sudor, construyen a martillazos el suelo del centro de aislamiento que acogerá pronto a los enfermos de la COVID-19 en Kano, la gran ciudad del norte de Nigeria.

Detrás de esta iniciativa figura el hombre más rico de África, Aliko Dangote, cuya fortuna se estima en más de 15.000 millones de dólares (Bloomberg 2019). Son dos enormes carpas blancas de unas 250 camas erigidas en el estadio de fútbol de la ciudad donde nació el rey del cemento.

En este país de habla inglesa de 200 millones de habitantes, las décadas de mala gestión han dejado un sistema de salud exangüe, de modo que en la lucha contra el coronavirus, como ocurre con frecuencia, se pide ayuda al sector privado.

Creada a finales de febrero, la coalición del sector privado contra la COVID-19 (Cacovid), liderada por Dangote y el grupo bancario nigeriano Access Bank, reúne a unas 50 empresas que han prometido casi 22.000 millones de nairas (57 millones de dólares) para el país, según un documento al que ha tenido acceso la AFP.

“Si cada uno hace cosas por su lado, genera una cacofonía, entonces dependiendo de su tamaño, cada uno aporta lo que puede y juntamos nuestros recursos”, asegura a la AFP Zouera Youssoufou, directora general de la Fundación Dangote.

– La movilización se acelera –

El sector privado construirá siete centros de aislamiento en las grandes ciudades (Kano, Lagos, Abuya, Maiduguri, Port-Harcourt…), y tratará de aumentar la capacidad de diagnóstico de Nigeria, que sólo ha realizado 5.000 pruebas desde el comienzo de la epidemia.

África parece menos afectada que el resto del mundo, con casi 900 muertos de los 16.200 casos registrados oficialmente, según un recuento de AFP.

Pero los expertos estiman posible que se subestime el alcance de la pandemia, sobre todo por la falta de pruebas disponibles.

Por eso se acelera la movilización. En Sudáfrica, el magnate minero Patrice Motsepe (African Rainbow Minerals) y las familias Rupert (fondo de inversiones Remgro Limited) y Oppenheimer (de los diamantes De Beers) se han comprometido a abonar cada uno 1.000 millones de rands (53,3 millones de dólares).

A nivel continental, la semana pasada el Banco Africano de Desarrollo (BAD) anunció la creación de un fondo de 10.000 millones de dólares para apoyar a la economía africana.

Y la Unión Africana (UA) lanzó el 7 de abril un fondo especial contra la COVID-19. Los Estados miembros han aceptado contribuir con hasta 17 millones de dólares.

– “Plan Marshall” para África –

“Ahora tenemos (…) que movilizar todos los recursos para contener esta pandemia e impedir el colapso de las economías y de los sistemas financieros que ya atraviesan dificultades”, declaró el domingo el presidente en ejercicio de la UA, el sudafricano Cyril Ramaphosa.

Resta convencer a las instituciones regionales e internacionales, pero también a los multimillonarios africanos de que participen. El objetivo del fondo especial es recaudar unos 400 millones de dólares para financiar en un primer momento la respuesta sanitaria y después las economías.

Contactado por la AFP, el empresario y filántropo nigeriano Tony Elumelu, presidente del banco UBA, presente en 20 países, pidió un “plan Marshall” para África después de haber anunciado una donación de 14 millones de dólares a Nigeria y al resto del continente.

“Es urgente que los gobiernos africanos y los socios internacionales intensifiquen su programa de reactivación económica COVID-19 para el continente” con “una respuesta internacional coordinada”, afirma.

Lo complicado es encontrar dinero disponible rápidamente. Las instituciones como el Banco Mundial o el BAD, que han prometido miles de millones, están sujetas a procedimientos que hacen que sus ayudas con frecuencia tardan meses en llegar.

Y las grandes fortunas, a pesar de sus discursos sobre el panafricanismo, son reticentes a ampliar su solidaridad al continente.

– “Efecto anuncio” –

“Por ahora, nadie ha participado realmente”, explica a la AFP un alto funcionario de la UA que ha pedido el anonimato. “Los más dispuestos a dar y rápidamente son los chinos. Por eso hemos recibido ayuda tan pronto de Jack Ma”, el fundador del gigante de venta en línea Alibaba.

“Nos gustaría que los multimillonarios africanos siguieran su ejemplo, desgraciadamente suele quedarse en efecto anuncio”, añade la fuente. “En 2015, con el ébola, se hicieron muchas promesas, pero aparte de Dangote y Motsepe, muy pocos desbloquearon realmente el dinero”.

El grupo Ecobank, con filiales en unos 40 países, se dispone a lanzar una plataforma de apoyo a las pymes africanas, según la misma fuente.

En cuanto al imperio Dangote, presente en toda Africa a través de fábricas de cemento, azúcar y harina, Zouera Youssoufou asegura que quiere “comprometerse en el continente” aunque reconoce que actualmente da prioridad a Nigeria.

“Somos panafricanos en esencia”, dice. “Pero primero te pones tu máscara de oxígeno antes de ayudar a los demás”.

 912 total de visitas,  3 visitas de hoy

ACENTO

ESCLAVO DE SUS PALABRAS

#QuedateEnCasa

#QuedateEnCasa