#Opinión La columna #DeCaraAlPaís por Alfonso Ángeles “El Shock del Peso Mexicano”

Las ultimas dos semanas que terminaron fueron de pesadilla y de caos para el peso mexicano. Nuestra moneda se deprecio a niveles históricos y catastróficos. Tal pareciera que la pandemia del COVID 19 tiene al borde del precipicio a nuestra moneda. A niveles nunca antes vistos. Pues se volvió la divisa mas castigada frente al dólar y se deprecio en un 2.95%. Ni siquiera la inyección de cuatro mil millones de dólares a los mercados cambiarios pudieron subsanar dicha depreciación.

Hoy no solamente a nivel internacional nuestra moneda es por mucho la mas devaluada en todo el mundo a raíz de dos fenómenos muy notorios como la caída en el precio del petróleo y la declaración de pandemia del COVID 19 y evidentemente la propagación de casos confirmados en México lo que trajo consigo la entrada en shock de la bolsa mexicana a tal grado de parar operaciones por mas de 15 minutos para poder mitigar o frenar la caída que estaba teniendo nuestra moneda frente al dólar.

Evidentemente la economía mexicana esta en una franca recesión económica lo que traerá consigo un estancamiento de la economía, no se crecerá lo presupuestado por Hacienda, se frenaran los planes de expansión y crecimiento de grandes empresas, otras mas dejaran de cotizar o incluso retirar su capital de nuestro país, si bien les va, o incluso, estas puedan estar quebrando o despidiendo a miles de trabajadores, se limitara la creación de empleos, el flujo de efectivo seguirá estancado, las pequeñas y medianas empresas restringirán el aumento a los salarios, se profundizara y acrecentara el numero de pobres en nuestro país, la canasta básica tendrá un alza, las materias primas y los insumos para producir bienes o servicios estarán por las nubes. La brecha entre ricos y pobres se acrecentará porque a título personal sostengo que con estos dos fenómenos (La lucha por la supremacía económica-petrolera mundial y la pandemia del COVID 19), servirán para configurar un nuevo orden económico, pues después de todos estos datos nada alentadores, se estaría condenando a que la gente cada día tengo menos acceso a un estado de bienestar y a cubrir mínimamente sus necesidades básicas de alimentación, vestido, salud, educación entre muchas otras más necesidades básicas para subsistir. Y, por otro lado, los que mas tienen, evidentemente sean más ricos y sigan teniendo y acrecentando su poderío político y económico.

Pues, la baja en el precio del petróleo, la depreciación de la moneda y la franca recesión económica pegaran muy duro en los bolsillos del grueso de la población. Se agudizará la falta de crecimiento y desarrollo del país, el PIB va en caída profunda por segundo año consecutivo, pues los analistas financieros apuntan a que la economía se contraerá. Lo que traerá consigo graves daños colaterales, pues ante tal panorama no se ve por donde puedan bajar los índices de violencia, la inseguridad y los robos, el mercado informal seguirá al alza, los bienes y servicios estarán por las nubes. En síntesis, lo que se tiene como cierto al día de hoy es que tenemos un peso devaluado hasta el suelo, con una cotización de 25.11 por dólar, una economía empantanada y colapsada, y, por si fuera poco, sin inversión ni crecimiento que se sufre producto de la inestabilidad financiera y el torbellino de la llegada del COVID 19 a todas las regiones del mundo y por supuesto en México. Se vienen tiempos difíciles, turbulentos y nubosos para nuestra economía, la cual evidente todos los mexicanos o en su gran mayoría resentiremos.

 328 total views,  4 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *