Locas leyes de la economía: bajan combustibles

César Peña

México, 14 de marzo.- Locas leyes de la economía: bajan combustibles. Quienes acudimos a la universidad a estudiar ciencia económica, aprendimos que las leyes de mercado regulan los precios de todas las mercancías dentro del modelo capitalista.

Bajo este convencionalismo, si las materias primas de un bien se encarecen, sube éste de precio y a la inversa. Con la demanda constante, en el caso de las gasolinas, que dependen directamente de los precios internacionales del petróleo, simplemente no hay lógica aparente para la disminución de los precios en México, más aún cuando se desplomó el precio de la mezcla mexicana en el mercado internacional, sobrepasando incluso la barrera de los 23.59 dólares por barril, un precio tan deprimido como en 2016 con una caída del 9.1 por ciento.

Si el precio del barril cae, eso significa, sin ser un especialista en la materia, que México  obtiene menos ingresos de la venta de crudo, llevando incluso, a activar el seguro que se tiene contratado por esta situación.

En el escenario mundial, Rusia y Arabia Saudita, los principales productores de petróleo del mundo, mantienen una fuerte pugna por los precios, generando esta caída que afecta al resto de productores, lo que debería motivar irrestrictamente, pérdidas para todos.

Pero se impone la lógica de la coyuntura actual por otra razón: México ofrece gasolinas más baratas porque las importa a menores precios de proveedores como  Estados Unidos, Holanda (Países Bajos), Arabia Saudita, Finlandia y Bahamas.

México vende crudo por un lado y compra combustibles por el otro, estando en una situación inédita por los actuales precios ya que por un lado, acumula pérdidas en ventas pero también beneficios como importador al comprar más barato el producto refinado.

Durante los gobiernos de Enrique Peña Nieto y de los panistas Felipe Calderón  y Vicente Fox, se le dijo a la gente una y otra vez que los precios de los combustibles estaban “atados” a los precios internacionales del petróleo, pero siempre que bajaban en el mundo, jamás bajó el precio por litro en las estaciones de servicio a los consumidores mientras que por el contrario, cada aumento internacional, dejaba la justificación perfecta para subirlo al público.

Hoy, durante la vilipendiada Cuarta Transformación,  se cumplen por primera vez las leyes del mercado, dejando felices a los consumidores que no salen del azoro de ver el litro hasta en 15, 13 y 11 pesos. Creen que sueñan pero no.

 

 1,406 total views,  2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *