Columna #Acento de José Sandoval Ortiz “Proyectos enfrentados, caminos iguales: López Obrador y Calderón Hinojosa. ¿la historia se repite?”

Los personajes políticos, pueden asumirse como radicalmente opuestos, uno respecto al otro, sin embargo sus caminos se llegan a parecer tanto, que uno debe recurrir a Carlos Marx, para lamentar que la historia se repita más de una vez, una como tragedia y otra como comedia. Pareciera que es lo que ocurre en estos días en la política nacional.

En 2013 todo era alegría en Los Pinos, después del logro obtenido con el Pacto por México y sus tan anheladas reformas estructurales, llevaban a la borrachera del triunfo al gobierno de Peña, por esos mismos días, el político tabasqueño, Andrés Manuel López Obrador, sin bombo y sin platillo, hacia oficial su salida de partido del que había sido dos ocasiones candidato presidencial, el PRD.

Tenía tiempo que era obvio que los Chuchos y él, ya no cabían en el mismo edificio. Andrés Manuel desde la campaña de 2012 ya empezaba a configurar una asociación a la que denominó Movimiento de Regeneración Nacional, los perredistas identificados con el político del sureste, pronto brincaron del PRD a esta asociación que sirvió de base para la conformación de Morena como partido político nacional a partir de los activos políticos de López Obrador, y ahí en ese momento es que vinieron los días grises, cuando todos se reían de él, decían que estaba loco, era el eterno perdedor, lo ponían con su camisa del equipo Cruz Azul, como sinónimo de derrota, acudía a las plazas públicas y solo llegaban decenas de personas, 15, 40, 50, 60 personas, cuando bien le iba llegaban 300 personas a escuchar sus conferencias en contra de la reforma energética y laboral, parecía que araba en tierra infértil, así fue como recorrió todos los municipios del país para crear su propio partido político que alcanzo el registro provisional para competir en las elecciones intermedias de 2015. Muchos de los diputados y senadores, hasta gobernadores que hoy ocupan un cargo gracias a Morena, andaban todavía en sus respectivos partidos: PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano.

A nivel nacional, Morena consiguió en su primera participación electoral como partido, un total de 3 millones 069 mil votos, el 8.37% del escrutinio. Este resultado lo ubicó como cuarta fuerza política de México, muy cerca del PRD, que consiguió el 10.83% de los votos. Nada despreciable para un partido nuevo, sin embargo no representaba en ese momento ningún peligro electoral para nadie. Todos pensaban que la lucha se seguiría centrando entre el PRI y el PAN como fue todavía en varios procesos locales, llegando a 2018 con una fuera inusitada de huracán electoral que arrasó con el 80% de los cargos en disputa tanto locales como federales.

En estos días a raíz de las protestas de integrantes de la Policía Federal -que se niegan a pasar a formar parte de la Guardia Nacional-, argumentando sus razones, el Secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo se le hizo fácil acusar ante los medios de comunicación, que la mano de Felipe Calderón, ex Presidente de México, se encontraba detrás de las protestas. Así mientras el político michoacano había sufrido para poder poner un tema en la agenda nacional sin éxito, recibió el regalo de la mejor manera, porque precisamente en estos días,  su esposa Margarita Zavala y él, andan en los pasos de 2013 de Andrés Manuel López Obrador, recorriendo el país para conformar su propio partido, luego de que ambos abandonaran al Partido Acción Nacional, por razones de espacio, tampoco cabían en el mismo partido que dirigía en su momento Ricardo Anaya, y siguiendo el ejemplo de AMLO ahora construyen su partido personal: LIBRE.

E igual que ocurría en 2013 en la primavera del gobierno de Peña, lo que ha recibido sobre todo Calderón han sido memes y furiosos ataques a sus intenciones de conformar su partido, burlas, ataques,  lo que termina convirtiéndose en un gran impulso, pues del tamaño del rechazo, es el tamaño de la promoción que está recibiendo para consolidar su propósito, hoy Calderón ya rebasó al PRI y al PAN en ser la oposición del actual gobierno, es el enemigo a bloquear por los partidarios y funcionarios del gobierno federal, sin embargo todo sirve para lograr las metas de afiliados para su nuevo partido.

Ya anuncio que pretende participar en el proceso electoral de 2021, en la elección intermedia, ahí es donde pondrá en juego todo lo que logre juntar de aquí a esa fecha, de mantener el registro, quitarle estructura y votos al PAN sobre todo, estará listo para poder presentar un candidato o candidata presidencial muy competitivo frente al candidato presidencial de Morena en 2024.

La dupla Calderón-Zavala no ha quitado el dedo del renglón, después de su fracaso en la elección anterior en la que incluso terminaron retirándose de la contienda, saben que los viento que soplan en la política del país, bien utilizados pueden ser utilizados para que ellos agarren vuelo y rebasen por la derecha al PRI, y sobre todo al PAN. En su momento los perredistas menospreciaron también el proyecto “loco” de Andrés Manuel López Obrador de construir un partido en torno una persona. ¿los panistas ya vieron venir el tren? ¿ya se dieron cuenta que el sistema de partidos que funcionaba hasta hace apenas 5 años, ya no es viable?.

Mientras tanto en el gabinete presidencial, varios funcionarios le hacen el favor a Calderón de ubicarlo como el opositor que quieren.

Quien dijera que dos políticos en apariencia tan distantes, sigan caminos tan parecidos, con 6 años de diferencia.

 

Foto: Noticiarios Televisa

393 total views, 6 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *