El satanismo: del miedo a la realidad.

César Peña

Pachuca, 9 de marzo.- No matan personas ni tampoco animales, algunos de sus seguidores, incluso, son estudiosos de la ciencia. El satanismo: del miedo a la realidad.

El miedo a este culto es palpable en la gente, sobre todo en los cristianos y otras religiones, pero en realidad el satanismo consta de un número de creencias relacionadas y fenómenos sociales que comparten las características de simbolismo, que incluye la veneración y admiración por Satán y en otros casos, sólo es referencial.

Dentro del  satanismo existe el tradicional o teísta y el ateísta. El primero  venera a Satán como un dios supernatural, mientras que el segundo  refiere a Satán simplemente como un símbolo de los rasgos de los seres humanos.

Existe una rama del satanismo, la de Anton Lavey (autor de la Biblia del Diablo), que curiosamente no implica “culto al diablo” o adoración de los dioses.

Aquí, se reafirma el individuo como su propio “dios”. Satanás  es visto como un símbolo de desafío para el conservadurismo de las principales corrientes filosóficas y religiosas, sobre todo las religiones abrahámicas, que ven a este personaje como su antítesis.

Este satanismo incluso, dio lugar a círculos de estudio donde se abordaban diversas obras científicas y literarias, asumiendo la rebeldía como cuestionamiento de los convencionalismos y de los excesos que comete la religión.​ Defienden el hedonismo, el materialismo, el individualismo, la apoteosis, la filosofía crowleyana y el antiteísmo.

Sólo los satanistas extremos o fundamentalistas se dedican al sacrificio de animales o raramente de personas. Lo que si es una realidad, es que han asesinado a menos personas que el catolicismo o cualquier secta moderna.

719 total views, 6 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *