Connect with us

Nacional

Inversión y no gasto, recursos de programas sociales: Bienestar

Publicado

el

México, 20 Marzo (Notimex).- La secretaria del Bienestar, María Luisa Albores González, aseguró que con el cambio de nombre de la dependencia (antes Secretaría de Desarrollo Social), también se gestó una transformación de fondo, principalmente al considerar una inversión y no un gasto el presupuesto asignado, que se debe emplear “por justicia social”.

Informó que este mes se entregarán los recursos directos retroactivos de enero, febrero e inmediatamente después los de marzo y abril, para que los padres de familia decidan en dónde cuidarán a sus hijos menores de tres años. 

Reconoció que son muchos los retos que deben afrontarse, porque el país se encuentra en una situación difícil, que se agrava por el aumento de la pobreza, derivado de políticas públicas que contribuyeron a hacer más grande la brecha de desigualdad, lo que se suma a la corrupción y a la falta de transparencia.

Además, señaló que los indicadores que miden los niveles de pobreza han sido “perversamente utilizados”, por ejemplo, con la construcción de infraestructura inservible simplemente para presentar un desarrollo inexistente y con ello publicar un mejoramiento en los índices de pobreza, además de los recursos por parte de las autoridades.

Lo que a decir de Albores González “hicieron un sistema de componendas y de compadrazgo”, aunado a que “desafortunadamente algunos programas sociales fueron utilizados de manera clientelar y como una dádiva que daba el Estado”, lo que no debe ser, porque hacer política social diferente implica ser ciudadanos, tener voz y opinar sobre las necesidades.

Refirió que según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), hay 53. 4 millones de personas pobres en el país, es decir, cerca de 50 por ciento del total de la población, lo que significa que no puedan acceder a servicios ni derechos ciudadanos como agua, alimentación, salud y educación.

Añadió que no basta con el mandato constitucional que ofrece derecho a la educación, si en las zonas rurales no existen las condiciones para que los menores acudan a las escuelas, toda vez que en algunos casos ni siquiera existen caminos rurales y en otros se tienen que trasladar a otros municipios o pueblos.

Dicha situación la comparó con los beneficios que ofrecen las ciudades donde los jóvenes incluso tienen oportunidad de elegir entre varias opciones educativas, además de contar con servicios como agua, electricidad e Internet.

Además del impacto en el desarrollo económico, la funcionaria lamentó que la desigualdad normalizada ha favorecido la descomposición social, “llegamos en un momento en el que se ha permeado desgraciadamente mucha violencia en algunos lugares y esa violencia, esa descomposición social tiene que ver con la pobreza”.

Foto: Especial

ACENTO

ESCLAVO DE SUS PALABRAS