#Opinión la columna #ButacaAlta de Roberto Acevedo. “Hacerle la cama a Pedro Caixinha”

Cuando un equipo de fútbol va mal y los resultados no son los esperados a pesar de contar con jugadores de probada calidad, se empieza a especular y lo primero que se investiga es el ambiente de los vestidores, sobretodo la relación del “grupo” con el entrenador.

Esto es fundamental porque en caso de existir una diferencia al interior de la escuadra, se empieza a formar lo que en el argot futbolero se conoce como “hacer la cama”, que no es otra cosa que cuando los jugadores dejan de esforzarse dentro del campo y empiezan a perder, teniendo el objetivo de meterle presión al entrenador ya sea para que cambie su trato, tácticas y su disciplina, o sencillamente es la manera que tienen para deshacerse del director técnico.

El caso más recientemente de una situación de ésta naturaleza sucedió en el Manchester United, cuando el equipo era dirigido por el portugués José Mourinho.

Un entrenador elite, que ha sido campeón en diferentes ligas de Europa, llegó al equipo inglés con la etiqueta de ganador y con la idea de hacerlo campeón. Tenía a su disposición a verdaderas estrellas del calibre de Romelu Lukaku y de Paul Pogba, y precisamente una diferencia con la estrella francesa fue lo que detonó una mala racha del equipo al grado que el mediocampista fue mandado a la banca y en consecuencia señaló al planteamiento táctico del director técnico como la principal causa de las derrotas de los “diablos rojos”.

Casualmente una vez que se dio la destitución del portugués y la llegada de un nuevo director técnico -su ex jugador Ole Solskjaer-, con los mismos jugadores que no lograban victorias importantes, el Manchester United logró una racha de 10 partidos sin perder, lo que activó la creencia de que a José Mourinho le “hicieron la cama”.

Algo así está por venir en el fútbol mexicano. En las últimas semanas ha sido testigo de cómo se ha derrumbado el Cruz Azul, equipo que hace no menos de tres meses estaba jugando la final de la Liga Mx y a pesar de no lograr el campeonato, las expectativas eran muy buenas. Sin embargo al parecer, y coincidentemente, el también portugués Pedro Caixinha y entrenador de la “máquina”, ha desgastado la relación con el “grupo” de jugadores al grado de que recientemente fueron eliminados de la Copa Mx por los Alebrijes de Oaxaca, un equipo de la liga de ascenso, lo que habla de que las cosas al interior del equipo no van bien.

Muchos mencionan lo buen entrenador que es Caixinha, pero es una realidad que su sistema ya es conocido por los demás equipos de la liga: esperar a los rivales y controgolpear logrando irse arriba en el marcador y a partir de eso momento cuidar la ventaja.

Me parece que la suerte está echada para el portugués y nada más es cuestión de tiempo para ver cómo le tienden la cama. El próximo partido de Cruz Azul es contra Veracruz, el peor equipo de todo el campeonato. Una derrota o un empate confirmaría el malestar de los jugadores y la necesidad de una pronta renovación.

No hay que olvidar que Cruz Azul se gastó en los últimos dos torneos más de 60 millones de dólares para traer jugadores de alta calidad y de probada eficacia, de tal forma que no lograr victorias importantes y por lo menos repetir una final seria un fracaso para toda la institución y la obligada salida de Pedro Caixinha.

Robacev@outlook.com

337 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *