Conecte con nosotros

Espectáculos

Los Globos de Oro sorprenden con ‘Bohemian Rhapsody’ y ‘Green Book’

Publicado

el

Los Ángeles, 7 Enero (El País).-  En un año especialmente difícil para las predicciones en los premios de Hollywood, los Globos de Oro decidieron ignorar a los favoritos y premiaron a Bohemian Rhapsody como mejor drama y Green Book como mejor comedia. La decepción fue mayúscula para la película con más nominaciones, El vicio del poder, y para uno de los fenómenos de crítica y público del año, Ha nacido una estrella, que solo ganó la de mejor canción. En medio de las sorpresas, la 76ª edición de los Globos de Oro sí aupó como se esperaba a Roma, el drama de Alfonso Cuarón, que se llevó dos premios.

Roma triunfó dentro de las posibilidades que le daban las reglas de los Globos de Oro. Relegada a la categoría de mejor película extranjera, se llevó ese premio. Pero además Alfonso Cuarón ganó por la mejor dirección frente a Bradley Cooper, Adam McKay, Spike Lee y Peter Farrelly. La sonrisa de Ted Sarandos, jefe de contenido de Netflix, lo decía todo. La plataforma online ha conseguido que todo Hollywood vea esta película y el logro de Cuarón tiene a la industria a sus pies. Esta es la apuesta de Netflix para conseguir su primer Oscar a la mejor película. Los Globos de Oro no tienen nada que ver con los premios de la Academia, pero el triunfo de Cuarón indica que ha logrado el impacto necesario.

Las dos veces que subió al escenario, Cuarón dio las gracias a las mujeres que sostienen la película y que interpretan a la nana de su infancia y a su madre. “Siento que estoy engañando un poco al aceptar este premio porque mucho de lo que hice fue ser testigo de Marina de Tavira y Yalitza Aparicio. Esta película la dirigieron Libo [la asistenta de su infancia en la que se inspira la protagonista], mi madre y mi familia, y sobre todo este lugar que me creó. Muchas gracias, México”.

Ese el segundo Globo de Oro a la mejor dirección para Cuarón, que ganó en 2013 por Gravity. Desde entonces, lo han obtenido también Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro. Cuarón continúa la asombrosa saga de los directores mexicanos en Hollywood en la última década. Todos los premios anteriores son para largometrajes de las majors dirigidos por mexicanos. Esta no. “Este premio tiene más significado porque es una película mexicana, en español y mixteco, blanco y negro y sobre un personaje invisible en el cine y en la sociedad”, dijo Cuarón después, en la sala de prensa.

El vicio del poder, la película con más nominaciones de la noche, fue desbancada en mejor comedia  por Green Book. Peter Farrelly dirige a una de las parejas del año en la pantalla, Viggo Mortensen y Mahershala Ali, en un viaje por el sur profundo de un Estados Unidos segregado a principios de los años sesenta. La película, inspirada en una historia real, lanza un mensaje optimista de concordia que Farrelly quiso traer a los tiempos actuales cuando aceptó el premio. El filme recibió además el premio al mejor guion y el de actor secundario para Ali.

En el caso de Bohemian Rhapsody, la sorpresa fue absoluta en el hotel Beverly Hilton. El premio a Rami Malek entraba en las quinielas. Pero el premio conseguido por encima de Ha nacido una estrella, Black Panther o Infiltrado en el KKKlan, no. La Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood decidió asumir el papel de outsider en esta temporada. Si hay unos premios donde dan igual los convencionalismos y las quinielas, son estos (los votan 88 personas). Pero la apuesta es muy arriesgada, y no solo desde el punto de vista de la calidad. En pocos minutos, las redes sociales estaban recordando que el director de la película, Bryan Singer, ha sido denunciado por violación a un menor. Él niega los hechos.

Christian Bale se llevó el premio al mejor actor de comedia por la increíble presencia que logra en El vicio del poder interpretando al exvicepresidente Dick Cheney. Es la interpretación más aclamada del año junto con las de Bradley Cooper (con el que no competía) y Viggo Mortensen. Las transformaciones físicas suelen seducir a los jurados de los premios y la de Bale es de las mejores que se recuerdan. “Voy a hacerme con el mercado de gilipollas sin carisma”, dijo Bale en el escenario. “¿Qué tal Mitch McConell?” soltó, en referencia al factótum republicano en el Senado de Estados Unidos. De paso, dio las gracias a “Satán” por la inspiración para el personaje.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACENTO

ESCLAVO DE SUS PALABRAS